Suscribete a nuestro newsletter.
POPULARES
iOS
tecnologiaWindows 8Microsoft
Comentarios
Por el 19 de Octubre, 2012 a las 16:30 hs

A pocos días del lanzamiento mundial de Windows 8, el nuevo sistema operativo desarrollado por Microsoft, comenzamos a tener las primeras reacciones de parte del público no tecnófilo. Y les tenemos noticias: no son nada buenas.

El servicio de noticias Associated Press armó un pequeño reporte, tomando información de variadas fuentes cercanas a la industria que hablan de, como mínimo, "preocupación".

Entre las entrevistas está Tony Roos, un estadounidense que vive en París. Roos dijo que instaló la versión preeliminar de Windows 8 en su computadora, pero le resultó "muy difícil acostumbrarse a usarla". Sus hijos de hecho prefirieron sencillamente dejar de usar su computadora para usar exclusivamente la de su mujer.

La realidad es que Windows 8 no se parece en nada a las versiones anteriores de Windows que, desde la versión 95, convirtieron a Bill Gates en el empresario más rico del mundo. Diganle adiós al botón de inicio o al tradicional escritorio como la base desde la cual hacer todo.

Con este nuevo lanzamiento de su sistema operativo, Microsoft intenta igualar la experiencia a través de todos los dispositivos: computadoras, tabletas y teléfonos. Uno pensaría que se tomaron bastante a pecho la idea de que estamos en la era "post-PC".

Y la gran pregunta, que por ahora parece tener como respuesta "no", es si de hecho el mismo sistema puede satisfacer las necesidades de ambos tipos de usuarios — con ambos nos referimos a móviles y de escritorio.

Michael Mace, CEO de Cera Technology, dice que tiene miedo de que "Microsoft esté a punto de pegarse un espectacular tiro en el pie". Chris Pirillo, bloguero con calidad de celebridad dentro del mundo de la tecnología, publicó un video imperdible de su padre intentando entender Windows 8 por primera vez:

Las nuevas "baldosas" son cómodas para un sistema con pantalla táctil como una tableta. Son mucho más grandes que un ícono, cómodas para una tableta. Las aplicaciones se abren en pantalla completa, cómodas para una tableta. Pero quizás un poco menos cómodas para una computadora tradicional.

Así que el problema en una PC de escritorio es bastante fácil de ver. Pero también hay problemas cuando vamos a una interfaz puramente táctil. Es que Windows 8 no sacrifica del todo el escritorio tradicional — de hecho, sin contar el botón de inicio, lo mantiene casi sin cambios.

Y aunque esa interfaz es ideal para ser manejada con un mouse, no es la misma historia cuando intentamos seleccionar opciones de un menú desplegable con el dedo. Si están en una Windows, hagan clic derecho en cualquier lugar de la pantalla e imaginense seleccionando alguna opción con el dedo.

Windows 8 busca tener lo mejor de ambos mundos, pero, en nuestra experiencia al menos, intenta mezclar experiencias que son inherentemente diferentes — sin demasiado éxito.

Sebastiaan de With, ejecutivo a cargo de creatividad para DoubleTwist, sentencia: "En la búsqueda de simplicidad, sacrificaron obviedad". Esa obviedad, que en la cabeza de sus usuarios era única de Windows, era la que le daba una fuerte ventaja sobre otros sistemas operativos.

Raluca Budiu, especialista en experiencia de usuario para Nielsen Norman, explica que "muchas cosas están escondidas. Una vez que el usuario las descubre, tiene que acordarse de dónde están. Las personas van a tener que trabajar mucho y usar el sistema regularmente".

Usar el nuevo Windows da la impresión de que Microsoft quiso hacer un sistema para tabletas, pero finalmente se decidió a cambiarlo e introducir algunas cosas tradicionales para también poder meterlo en computadoras de escritorio. Incómodo no empieza a describir la sensación.

Por cierto. Es verdad que Windows 8 podría no ser una gran sorpresa para tecnófilos. Pero el negocio de Windows no está en ese mercado. Está en las legiones de personas que usan su computadora como una herramienta de trabajo. Que están acostumbrados a que las cosas sean como son. Que sólo actualizan su sistema cuando compran un equipo nuevo.

Los clientes de Windows son las grandes empresas o gobiernos, que compran equipos nuevos de a millones cada año. Sin estos clientes, Microsoft no puede sobrevivir.

Pero nada parece frenar el lanzamiento del nuevo SO. A partir del 26 de octubre, comenzaremos a verlo en computadoras nuevas alrededor del mundo. Un pequeño consejo de nuestra parte: a veces no buscar la universalidad está bien.

LINK CORTO
NEWSLETTER
POPULARES MES SEMANA HOY